Skip Ribbon Commands
Skip to main content
Navigate Up
Sign In
EVENTOS NOTICIAS

Palabra clave:

Seleccionar rango de búsqueda:

del:
RadDatePicker
Open the calendar popup.
al:
RadDatePicker
Open the calendar popup.

CATEGORÍAS

Institucionales
Prepa UDEM
Carreras UDEM
Posgrados UDEM
Arte y Cultura
Ciencia y Tecnología
Salud
Vida Estudiantil

CONTACTO

Requerido: nombre
Requerido: correo electrónico
Requerido: correo electrónico válido
Requerido: asunto
Requerido: mensaje

Introduzca el código de letras que aparecen en la siguiente imagen:

POR NOMBRE

POR DIVISION

Arte, Arquitectura, y Diseño
Derecho y Ciencias Sociales
Ciencias de la Salud
Educación
Negocios
Ingeniería y Tecnología

POR DEPARTAMENTO

Arquitectura
Arte y Diseño
Ciencias Clínicas
Ciencias Básicas
Psicología
Enfermería
Especialidades Médicas
Ciencias Sociales
Contabilidad
Derecho
Humanidades
Ciencias de la Comunicación
Lenguas Modernas
Educación
Ciencias Computacionales
Físicas y Matemáticas
Ingeniería
Administración
Economía
9 de febrero de 2016

Preconiza Concilio Vaticano II libertad artística

+ LEER MÁS

Nota generada por:
Universidad de Monterrey

Entre las afirmaciones de los decretos surgidos a partir del Concilio Vaticano II (1962-1965), destacan la “iusta autonomia” del arte, entendida como legítima libertad y responsabilidad personal del artista, además la pauta en cuanto a economía y orden de las imágenes sagradas en el espacio litúrgico, de acuerdo a la ponencia de Ralf van Bühren, consultor del Pontificio Consejo de la Cultura, en la Universidad de Monterrey.

El historiador alemán impartió esta martes por la mañana la primera de tres jornadas de la Trigésima Sexta Cátedra de Arte Sacro, bajo el tema de “Arte sacro contemporáneo ‒ 50 años después del Concilio Vaticano II”, en el Teatro UDEM.

Van Bühren explicó que, después de 1920, la arquitectura sacra dio su primer paso hacia la modernidad en Francia y Alemania. “Este desarrollo estuvo marcado por el modelo estético de la arquitectura civil contemporánea y también por el aliento espiritual-teológico del Movimiento Litúrgico”, afirmó.
En este contexto, el Concilio Vaticano II evitó dar prescripciones normativas acerca del estilo y confirmó: “La Iglesia nunca consideró como propio ningún estilo artístico” (“Sacrosanctum Concilium”, 1963).

Durante su conferencia, señaló que en el “Sacrosanctum Concilium” convoca a mantener la práctica de exponer imágenes sagradas a la veneración de los fieles, pero “pocas en número y que guarden entre ellas el debido orden, a fin de que no causen extrañeza al pueblo cristiano ni favorezcan una devoción menos ortodoxa”.

En ese mismo decreto, se declara que “la santa madre Iglesia fue siempre amiga de las bellas artes, buscó constantemente su noble servicio, principalmente para que las cosas dedicadas al culto sagrado fueran en verdad dignas, decorosas y bellas, signos y símbolos de las realidades celestiales”.

De acuerdo a lo expuesto por el Doctor en Teología y Doctor en Historia del Arte, es idóneo para la liturgia que el arte sacro cumpla una misión religiosa, remitiendo simbólicamente a Dios y ofreciendo servicio a la piedad y a la oración de los fieles; y que además tenga una orientación catequético-didáctica, porque la celebración litúrgica es una expresión vital auténtica de la fe.

Otras de las condiciones que hacen idóneo el arte sacro para la liturgia son el que posea valores estéticos. Las obras de arte han de ser “dignas, decorosas y bellas”, con “una bella nobleza”, dijó el Concilio. Finalmente remitió a la coincidencia del arte litúrgico con las leyes eclesiásticas.

El teólogo e historiador de la Iglesia mencionó que, a lo largo de la historia del arte cristiano, en diversos modos se ha representado el mensaje bíblico. Tambíen “Sacrosanctum Concilium”, si bien sólo implícitamente, recomendó a los artistas de tomar en consideración la fuente de inspiración bíblica.

Relató que, diferente a la tradición de las iglesias orientales, en la catolicidad occidental había mucha variedad estilística en el arte. En los siglos III hasta XV dominaba una tendencia hacía la tipificación simbólico, mientras en los siglos XVI hasta XIX las imágenes eran muy narrativas y cercana a la experiencia de la vida diaria, pues para los artistas la retórica y la imitación de la naturaleza eran esenciales.

En el siglo XX había un gran pluralismo estilístico y una religiosidad subjetiva entre los artistas. Cuando el Concilio se reunió, el arte cristiano solo pocas veces hizó referencia al misterio pascual de Cristo. Casi siempre las imágenes expresaron el proprio estado de ánimo de los artistas.

En la apertura de la conferencia, se leyeron mensajes de Fernando Mata Carrasco, vicerrector Académico de la UDEM, a cargo de José Honorio Cárdenas Vidaurri, director de la División de Educación y Humanidades; y del cardenal Gianfranco Ravasi, presidente del Consejo Pontificio para la Cultura, por parte de Florencia Infante, promotora de la Cátedra de Arte Sacro.

La Cátedra de Arte Sacro es organizada por la División de Arte, Arquitectura y Diseño de la UDEM, con el apoyo del Alto Patronato de la Pontificia Comisión para los Bienes Culturales de la Iglesia, en colaboración con la Universidad Pontificia Gregoriana de Roma.
Comentarios (0)
Requerido: nombre / alias
Requerido: correo electrónico válido
Requerido: comentar

categorías relacionadas

Institucionales , Arte y Cultura
NOTICIAS RELACIONADAS
0
0
0
0

2 de octubre de 2015

Llega Brasil con su arte al CRGS

0

2 de septiembre de 2015

Pide Ida Vitale salvar al lenguaje

0

18 de junio de 2015

Entran en diálogo con Liu Bolin

Requerido: nombre / alias
Requerido: correo electrónico válido
Requerido: comentar