Contenido no disponible en Español

Ciencias de la Salud / Acerca de / Investigaciones y publicaciones /

Dietas y su impacto en la sostenibilidad

17 Mayo.2024
Autor: UDEM
Créditos: de imagen: Ella Olson

La alimentación es una necesidad básica para la supervivencia de los seres vivos, con el paso de los años, se ha ido ajustando a las preferencias de la población, necesidades de salud y objetivos nutricionales e incluso al cuidado del medio ambiente (Amaya-Hernández et al., 2021).

Por otro lado, la contaminación ambiental se ha convertido en una problemática alarmante a nivel global; según Rivas y colaboradores, se involucran variables como el calentamiento global, el cambio climático, el agotamiento de recursos naturales, generación de residuos, acidificación, eutrofización, entre otras, que afectan tanto los ecosistemas como la calidad de vida de los seres humanos (Rivas et al., 2023). A partir de esto, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) creó los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en el año 2015, entre ellos destacan objetivos como erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad. Haciendo hincapié en el objetivo 2, que es “Hambre Cero”, el cual decreta asegurar el acceso a una alimentación sana, nutritiva y suficiente a la población a nivel mundial y el objetivo 12, “Producción y consumo responsable”, el cual busca garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles (Organización de las Naciones Unidas, 2024).

De acuerdo con diversos autores como Dixon, Winterman y colaboradores ciertos regímenes alimentarios han adquirido popularidad, debido a sus potenciales beneficios en la salud humana y el medio ambiente. El consumo y la producción de alimentos a nivel mundial necesita de los recursos naturales que proporciona el medio ambiente. Sin embargo, en la actualidad, el progreso económico, social y las nuevas tendencias alimentarias han ocasionado alarmantes aumentos sobre la degradación medioambiental, comprometiendo la disponibilidad de los recursos, así como la futura supervivencia de los humanos. Es de inmediata urgencia, proveer modalidades de consumo y producción sostenibles con el objetivo de evitar daños irreversibles al medio ambiente (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, 2024).

Por lo tanto, el sistema alimentario es actualmente uno de los principales sectores que afectan al medio ambiente, siendo específicamente la agricultura y el procesamiento de alimentos los que generan más emisiones de Gases Efecto Invernadero (GEI). Dichos gases son aquellos que se acumulan en la atmósfera, y además absorben la radiación infrarroja del Sol, reteniendo el calor en el planeta (Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático, 2024).

Los gases que participan en el efecto invernadero natural son: el vapor del agua (H2O), el dióxido de carbono (CO2), el metano (CH4), óxido nitroso (N2O) y ozono (O3). De estos, los principales que afectan al planeta son el CO2, siendo el responsable de la mayoría de las emisiones, lo cual hace que permanezca en la atmósfera durante miles de años.

Por otro lado, el CH4, que es el principal componente del gas natural, se usa en la industria petrolera y en la industria agrícola, especialmente los sistemas digestivos de los animales de pastoreo, representado el 16% de las emisiones de GEI, y siendo 84 veces más potente que el CO2 (National Geographic, 2024).

De acuerdo con Dixon y colaboradores, tanto la dieta vegetariana como la vegana se consideran como los estilos de vida con una menor generación de huella de carbono, relacionada a la exclusión de carne en su dieta. La adaptación de una dieta vegana o vegetariana reduce el consumo de productos previamente procesados, lo que genera menos impacto ambiental (Dixon et al., 2023).

Rust y colaboradores señalan que una sobre ingesta de proteína, proveniente en mayor parte de los alimentos de origen animal, son los responsables del 56% de los GEI dentro de la industria alimentaria. Asimismo, la producción de alimentos de origen animal requiere de una gran variedad de prácticas que ocasionan efectos negativos, como en el caso de la agricultura utilizada para la crianza de animales, donde más de 1/3 de los granos cultivados son utilizados para la alimentación del ganado, ocupando gran parte de los productos agrícolas disponibles para el consumo (Rust et al., 2020).

El Comité de Seguridad Alimentaria Mundial (CSA), fomenta una perspectiva de consumo en donde los alimentos que predominan como elección sean alimentos nutritivos y accesibles para consumo humano. Se debe mejorar la toma de decisiones de manera informada y sostenible en relación con la elección alimentaria contribuyendo a la protección del medio ambiente y la promoción de prácticas alimentarias más responsables. 

Además, es de utilidad conocer sobre los procesos alimentarios o productos específicos que pueden ocasionar efectos perjudiciales en ambas áreas, tanto en la salud como el impacto al medio ambiente, dicho conocimiento hará que los consumidores puedan tomar decisiones basadas en la responsabilidad y respeto al planeta Tierra. 

Adicional, es importante mencionar que el tipo de dieta, y los hábitos deben cumplir con las necesidades nutricionales de acuerdo a las recomendaciones y requerimientos de macronutrientes de manera individualizada. Asimismo, se debe enfatizar en el cuidado y mantenimiento de los recursos naturales, ya que algunos, además de no ser renovables, son necesarios para la vida. Si los recursos son sobreexplotados por la actividad humana, podrían generar efectos negativos en salud y medio ambiente, provocando posibles cambios irreversibles e incluso una mala calidad de vida.

 

Crédito del texto:  Joselina Huerta Oros, Cédula profesional: 9212424
 

Puedes consultar más al respecto aquí:

Amaya-Hernández, A., Ortega-Luyando, M., & Mancilla-Diaz, J. M. (2021). Journal of Behavior and Feeding How, what and why (Vol. 1, Issue 1)

Dixon, K. A., Michelsen, M. K., & Carpenter, C. L. (2023a). Modern Diets and the Health of Our Planet: An Investigation into the Environmental Impacts of Food Choices. In Nutrients (Vol. 15, Issue 3). https://doi.org/10.3390/nu15030692

Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático . (03 de 05 de 2024). Gases y Compuestos de Efecto Invernadero (GYCEI). Obtenido de Gases y Compuestos de Efecto Invernadero (GYCEI): https://cambioclimatico.gob.mx/estadosymunicipios/Emisiones.html

National Geographic. (3 de mayo de 2024). ¿Qué son los gases de efecto invernadero y cuáles son sus efectos? Obtenido de ¿Qué son los gases de efecto invernadero y cuáles son sus efectos?: https://www.nationalgeographic.es/medio-ambiente/gases-efecto-invernadero-que-son-hacen

Organización de las Naciones Unidas. (03 de Mayo de 2024). Objetivos de Desarrollo Sostenible. Obtenido de Objetivos de Desarrollo Sostenible: https://www.un.org/sustainabledevelopment/es/objetivos-de-desarrollo-sostenible/

Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. (3 de 5 de 2024). A Medio Camino Desarrollo Sostenible en 2023. Obtenido de A Medio Camino Desarrollo Sostenible en 2023: https://feature.undp.org/2023-halfway-there/es/  

Rivas, L. T. R., Rodríguez, V. M. C., Cárdenas, C. R. G., Montes, I. L. C., Cárdenas, J. F. G., López, F. J. O., Narváez, A. C. A., & Cuevas, T. N. P. (2023). Aportes desde la planta física de una institución educativa para el diseño de políticas con respecto al calentamiento global. Revista de Gestão e Secretariado (Management and Administrative Professional Review), 14(6), 9731–9745. https://doi.org/10.7769/gesec.v14i6.2330

Rust, N. A., Ridding, L., Ward, C., Clark, B., Kehoe, L., Dora, M., Whittingham, M. J., McGowan, P., Chaudhary, A., Reynolds, C. J., Trivedy, C., & West, N. (2020a). How to transition to reduced-meat diets that benefit people and the planet. Science of The Total Environment, 718, 137208. https://doi.org/https://doi.org/10.1016/j.scitotenv.2020.137208

Winterman Hemilson, B., Ramírez López, E., & Medellín Guerrero, A. B. (2021a). Efecto de siete dietas populares en el peso y la composición corporal en adultos:  una revisión sistemática. RESPYN Revista Salud Pública y Nutrición, 20(1), 30–39. https://doi.org/10.29105/respyn20.1-4